domingo, 23 de mayo de 2010

Capítulo 9: Encerrada (Alice)

Cuando puedo oir el llanto del bebé salté de felicidad. Cogí al pequeño en brazos y se lo di a su madre. Era un niño. Su pelo era del mismo tono cobrizo que el de Ethan. Tenía la carita roja y sus grandes ojos azules destacaban sobre su piel. Era un bebé precioso.
Ethan entró en la habitación y se acercó corriendo hacia su pequeño hijo. Le dio un tierno beso en los labios a Bryana y besó la mejilla de su hijo. En ese instante tuve una especie de visión. Me veía en la misma situación que Bryana, pero yo sostenía a un pequeño niño de pelo negro y ojos azules, idéntico a Dylan. A mi lado se encontraba él abrazandonos a mí y al pequeño. Sacudí mi cabeza intentando sacarme esa idea de la cabeza.
Me acerqué a mi hermano y le abracé
-Felicidades hermanito-le dije mientras besaba su mejilla-¿Cómo se llama mi sobrino?
El pensó un momento y luego me dijo decidido:
-Se llamará Edsel, nuestro nuevo principe.
Edsel, me gustaba el nombre. Creo que así se llamaba mi abuelo, pero a mi padre no le gustaba hablar de él y como había muerto antes de nacer yo…no lo recordaba.
Salí de la habitación para que Ethan pudiera estar a solas con su hijo y su esposa. Me dirigí hacia el torreón, pero en el camino me encontre con mi madre y mi hermana.
-Alice, te estábamos buscando. Tienes que probarte el vestido para tu boda-me dijo mi madre.
-Lo siento madre, pero todavía falta más de un mes para la boda y no creo que sea necesario probarmelo ahora.
-Alice, no inventes cosas sin sentido-dijo mi padre apareciendo por una esquina- Tienes que estar lista para casarte con Henry, así que ve ahora mismo con tu madre y pruebate ese vestido.
-Esta bien padre-acepté resignada.
Me fui hacia mi habitación y allí una criada me estuvo tomando las medidas. La tela que había escogido mi madre para el vestido no me gustaba. Era blanca y tenía un montón de flores verdes.
Cuando por fin acabaron de medirme, mi madre y Alanna salieron de la habitación, pero Sarah, la modista, se quedó un momento.
-Sarah, ¿tienes más telas?
-Por supuesto alteza, si me permite creo que esta tela quedaría maravillosa con sus ojos y su pelo.
Sacó una tela de color crema tirando a blanco con un bordado en oro precioso. Me encantaba.
-Me encanta esa tela, ¿podrías hacerme un vestido con la tela y hacerlo como a ti te parezca que queda mejor en mí?
-Claro, alteza
El vestido que me haría Sarah sería el que usaría en mi boda con Dylan.
Luego, fui a cenar. Esta vez me tocó sentarme en frente de Dylan. Mientras comíamos los dos nos mirábamos con ojos dulces y llenos de amor. Adoraba aquellos ojos azules.
-¿Cuándo será tu coronación, Ethan?-le preguntó Elliot a mi hermano.
-Justamente una semana después de la boda de Alix.
Miré a Dylan y su mirada se habia congelado.
-Disculpenme-dijo levantandose-me siento algo mal.
Y sin decir nada más salió del comedor. Yo fui la siguiente en retirarme diciendo que me dolía la cabeza.
Después de dar vueltas por todo el castillo, me dirigí hacia el torreón. Allí estaba Dylan sentado en el suelo con la cabeza entre las manos. En cuando empezé a caminar hacia el levantó la mirada y sus ojos eléctricos se clavaron en mi. Sus ojos mostraban una desesperación increíble. Me acerqué a él y me senté a su lado. Lo único que pasó después fue que Dylan estaba llorando y yo lo abrazaba fuertemente.
-No quiero perderte-mes susurraba una y otra vez.
Yo lo abrazaba y le decía que eso nunca sucedería, él era todo lo que yo quería.
-No te merezco, conmigo no serás feliz-dijo tristemente.
-Ni si te ocurra volver a repetir eso, si estoy contigo seré completamente feliz. No sabes cuanto te quiero.-le levanté la cara y posé mis labios sobre los suyos.-De verdad Dyl, si no estoy contigo no sé que haré. Te amo.
-Gracias mi amor-me volvió a besar- Te amo.
Así estuvimos un largo rato abrazados.
Tres semanas después Dylan y yo nos seguíamos viendo a escondidas en nuestro pequeño lugar en el bosque. Y todas las noches nos encontrábamos en el torreón.
Estaba preocupada, solo faltaban unos escasos 6 días para que me casara con Henry. Había adelantado la boda
Estaba yendo con Dakota para reunirme con Dylan cuando Henry apareció.
-¿Dónde vas?-me preguntó.
-Voy a dar un paseo con Dakota. Volveré más tarde.
-Tu no sales hoy de aquí-me agarró fuertemente del brazo y me encerró en mi habitación.
-¡¡¡Déjame salir!!!-aporreé la puerta- ¡¡Sácame de aquí!!
Pero nadie me escuchaba. Me quedé en la puerta un buen rato hasta que oi unas voces y pegué la oreja a la puerta.
-¿Qué hace Alice cuando van a dar un paseo?-preguntó Henry.
-Na-nada señor-Dakota estaba muy nerviosa.
-Si no me lo dices dejaré a tus padres en la calle-había caído muy bajo.
-Está bien, cuando salimos ella siempre se va a una especie de prado y se encuentra con alguien. No se quién es, solo que es un hombre.
-Esa…niña.-dijo Henry mientras soltaba un par de palabrotas-Me ha estado engañando todo este tiempo. Ese tipo con el que se ve las pagará muy caro.
¡¡¡Noooo!!! ¡¡No le podían hacer nada a mi Dylan!! Intenté por todos los medios abrir la puerta pero me fue imposible. Grité con todas mis fuerzas y nadie me oyó.
No podía ayudar a Dylan, le harían cosas malas solo por mi culpa. Me quedé allí llorando y rogando por que no le hicieran daño.

2 Comments ;):

Strelly dijo...

=O
O.O
Aaaay diosss!!!
Estupiido henry!!! >=(
Lo oodioo!!! >.<
pobreciita!! ahi encerrada!O.O
Y dylan..=O Aaaay espero k no le pase nada (yn)
Y esa vision =O
Oooh k liindo el bebe!!^^
Me encanto el capi vicky!!^^
Sigue asi!
Y sube pronto plisss!
K me tienes super ansioosa!!>-<
Chaao ♥
Besos!
tq ♥

°Soljade°•.•.☆ dijo...

awwww pobre Alice tremendo problema que tendra, aish pobre Dylan ojala y ese tipejo de Henrie no el diga nada, espero que postees pronto, porque muero por saber que va a pasar, me encanto el capitulo, bye!

 

Diseño porVicky